ANDRÉS ZALDÍVAR: “LA PRESIDENTA NO ES DE HIELO, HA SIDO AFECTADA Y SE LE NOTA EN LOS GESTOS”

Según el senador de la DC, se puede percibir en la Jefa de Estado el impacto de lo que pasó con su familia. Y, en otro plano, dice que le consta que Longueira no impulsó temas personales en el debate del royalty minero.
Por: Jonathan Reyes / Fotos: Matías Bonizzoni

Da la sensación que una de las figuras emblemáticas de la Democracia Cristiana no para. En la oficina del senador Andrés Zaldívar, ubicada en pleno centro de Santiago, los archivos y papers colman su escritorio. Ya está bien entrada la tarde y en los días siguientes debe viajar a Talca, su zona distrital. Entre tanto, le esperan distintas reuniones. Está consciente del mal momento que vive la política, pero tiene esperanza en que de toda esta crisis de legitimidad se hayan aprendido las lecciones. La semana de su conversación con “Cosas” lo sorprendió con la renuncia de Jorge Pizarro a la presidencia de la DC. Habían sido meses tensos, tras conocerse los pagos que SQM realizó a los hijos del ex timonel democratacristiano por supuestas asesorías.

–¿Cómo interpreta la salida de Pizarro? Usted estaba entre quienes la pedían.

–Como un paso muy responsable que dio él, mirando más el bien del partido que el suyo propio. Creo que él tenía todas las posibilidades de haberse mantenido en el cargo. Pero, tomando más en perspectiva lo sucedido en la Junta Nacional, creo que es un gesto positivo. Él dijo que tenía que preocuparse de su familia, sin perjuicio de que seguirá siendo un actor político y, en ese sentido, debemos valorarlo. Esto muestra a la DC con una gran capacidad para lograr una salida en algo que podría haber sido muy dramático.

Zaldívar ratifica que, efectivamente, la decisión de Pizarro de renunciar sorprendió a todo el mundo. “Él no me dijo nada antes. Yo lo escuché, como todos, en el salón (del ex Congreso Nacional). Pero creo que tomó su decisión de esa manera para evitar un mayor conflicto interno”, dice.

–¿No cree que tardó demasiado en renunciar?

–No. Fue en el momento adecuado. De haberlo hecho antes, hubiera podido ser materia de una presión indebida que se hacía sobre él. Lo que hizo Jorge lo meditó bastante y no provocó un daño como hubiera sido una lucha interna por su sucesión. Quiero destacar que el proceso se dio en términos naturales y con una rapidez que aprecio.

–En ese sentido, ¿cómo ve que sea Carolina Goic quien haya tomado la conducción del partido?

–Ella tiene todas las condiciones para ser presidenta del partido. Fue diputada, es senadora, tiene una gran trayectoria. Es una persona con mucho carisma y calidez, conoce el partido, tiene muy buenas posibilidades de proyectarlo. Y es una cara joven, es parte de la renovación. Es una inyección de positivismo.

–¿Qué lecciones se sacan de todo esto, senador?

–Estamos en un momento en que la política está muy desprestigiada y todo se hace en base a la desconfianza. Creo que de las crisis, sabiendo manejarlas, se puede salir fortalecido. La Democracia Cristiana salió fortalecida de una posible crisis.

–¿Posible crisis?

–Era posible, pero no se dio. No hubo vacío de poder.

–Pero había una disidencia bastante importante, comenzando por las críticas del senador Ignacio Walker.

–La reacción fue unánime. Todos participamos. No hubo disensos, y eso es muy importante.

“LAGOS ES UNA CARTA”

–¿Se tocó el tema de la candidatura presidencial en la Junta? ¿Tiene candidato la DC para competirle a una figura como la de Lagos? Usted ha apoyado públicamente esa opción.

–Siempre he sostenido que Ricardo Lagos es una carta dentro de la Nueva Mayoría, como también habrá otras. Él reúne todos los méritos, nadie puede descalificarlo, pero eso no significa que la DC deba renunciar a la posibilidad de tener sus propios liderazgos. Los hay en potencia, como Ignacio Walker, Jorge Burgos, Carolina Goic o Soledad Alvear, pero creo que todo eso es prematuro. Como democratacristianos, debemos fortalecer figuras y no destruirlas; en el último tiempo, hemos destruido liderazgos. Destruimos el de Claudio Huepe y el de Soledad Alvear, porque el propio partido no tuvo la capacidad de darles un respaldo directo. Y no quiero poner el caso mío… El partido debe recuperar la confianza de la gente y debemos hacer una reestructuración partidaria. En el caso de volver a la calle, debemos modernizarnos. Hay que volver a las regiones y hacer primarias.

–¿Y usted cree que una figura como Ricardo Lagos estaría dispuesto a ir a una primaria?

–Creo que él debe tomar sus propias decisiones, en el momento que corresponda. No creo que tenga por qué negarse a ir a primarias. Pero creo que él, como cualquier otro candidato, pedirá un acuerdo programático, en el cual todos nos embarquemos. Meternos en una primaria donde nos saquemos la mugre, no creo que sea el camino.

SITUACIÓN ECONÓMICA

–El Banco Central redujo la proyección de crecimiento. Quedó entre un 1,25 y un 2,25 por ciento. ¿Es catastrófica esa cifra?

–Primero, no es buena, seamos realistas. Pero no es catastrófica, porque, si miramos la línea de crecimiento, nos daremos cuenta de que está en cierto ascenso o plana, pero no va en declive. Estamos en un contexto global y nuestra economía sigue ese ritmo. No es una crisis solitaria y estamos en una situación más positiva que otros países. Pero eso no nos debe dejar tranquilos. Lo que está haciendo el ministro de Hacienda es bueno. Tenemos que tener responsabilidad fiscal y, en ese sentido, debemos respaldarlo.

–¿Cree que las cifras económicas han debilitado al gobierno?

–Claro que lo perjudican, pero hay que leer bien el informe del Banco Central. Ellos son muy realistas en dar esta cifra. A mí no me extrañó. Yo a comienzos de año dije que debíamos hablar de un crecimiento más hacia el piso que hacia arriba. Esta cifra no me gusta, pero tampoco es tan mala, porque no estamos entrando en recesión. Estamos con un problema de inversión. Y hay que reconocer que hay hechos internos que provocan esta falta de inversión.

–¿Como las reformas?

–Las reformas provocan temores y fantasmas, y muchas veces nosotros mismos ayudamos a que esos fantasmas crezcan. Pero el Banco Central dice que este es un país sano, con capacidad de crecer y con paz social, aun con todos los problemas que tenemos.

–El ministro Eyzaguirre dijo que ya está lista la obra gruesa de lo que va a hacer el gobierno, y que ahora solo resta trabajar en los detalles. ¿Comparte ese enfoque?

–Lo considero un símil aceptable. Pero siempre que uno termina una obra gruesa, hay que corregir pequeños errores, hay que dar los toques para terminarla. Y si hacemos mal eso, la obra gruesa puede llegar a ser un bochorno. No hay que tener miedo a hacer todas las correcciones que debamos hacer para que las reformas marchen bien. Lo que hicimos con la reforma tributaria era necesario. Yo tenía dudas sobre su funcionamiento. Se hicieron las correcciones, con un acuerdo político transversal, y quedó bien.

–El Frente de Trabajadores de la DC pidió su expulsión, por haber votado a favor de la reforma laboral…

–Están absolutamente equivocados. Ellos tienen derecho a pedir lo que quieran, pero me siento muy tranquilo, he cumplido todos los acuerdos del partido, no he rechazado ninguna indicación del Ejecutivo. Si el Tribunal Supremo acoge a trámite esta acusación, le responderemos como corresponde. Creo que tengo una tradición mucho más larga que cada uno de esos dirigentes, a quienes estimo y aprecio mucho, pero considero que no están en condiciones de hacer esto. Es un paso imprudente, innecesario y sin fundamento.

–Ya iniciado el segundo tiempo de este gobierno, ¿cómo cree que terminará Michelle Bachelet en cuanto a respaldo ciudadano?

–Espero que se produzca el mismo fenómeno que tuvimos con su primer gobierno: que iba en declinación y tuvo un proceso de recuperación. Pero no es fácil, porque también a ella la está afectando todo lo que pasa en el mundo político. Hay que dar gracias a Dios que no ha nacido un caudillo populista que barra con la estructura. Siempre he advertido que no nos olvidemos de la historia. Carlos Ibáñez del Campo, con el símbolo de una escoba, no dejó ningún partido político con cabeza. Eso es lo que no puede pasar. Me preocupan las instituciones y el país.

–¿Y cómo ve a la Presidenta, en lo personal?

–Yo creo que ella está con mucha voluntad, pero también está siendo afectada. Lo que pasó con su familia le tiene que producir algo. La Presidenta no es de hielo, ha sido afectada. Se le nota en sus gestos. El gobierno se va a recuperar en la medida que la gente vaya viendo que las reformas, tanto en la obra gruesa como en las terminaciones, están funcionando. Hay temas que resolver, como la seguridad ciudadana, el acceso a la salud, el crecimiento económico, la educación…

–¿Con qué cuadro se encontrarán los candidatos a las elecciones municipales y generales del próximo año, en cuanto al tema del financiamiento de las campañas?

–Hay un solo tema del que tenemos que preocuparnos, y es el de la participación ciudadana. Creo que puede haber una falta de ánimo en las municipales y parlamentarias. La falta de participación puede restar legitimidad. El financiamiento está determinado por la ley y hay que regirse por ella. Esta elección es una prueba de fuego, porque si alguien tiene financiamiento ilegítimo, sabrá que tiene que enfrentar sanciones. De esta crisis creo que la gente está aprendiendo. Hay cosas que ya no se pueden hacer.

Entrevista:
http://www.cosas.com/andres-zaldivar-la-presidenta-no-es-de-hielo-ha-sido-afectada-y-se-le-nota-en-los-gestos/

BS_0788

Facebook Twitter Email

Notas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website